Diario de Alison

Estamos acompañando los primeros 1.000 días de la vida de una bebé colombiana desde su gestación hasta que cumpla dos años. Una bebé cuya historia representa las miles en el país, de niños vulnerables de sufrir desnutrición crónica. Eliana, su mamá, abrió las puertas de su corazón para contar, paso a paso, la historia de las dos. Su testimonio es la prueba de la transformación real que entre todos, entidades aliadas, gobernantes y ciudadanos podemos producir si nos movilizamos por la nutrición infantil.

Día 768

Septiembre de 2016

Les quiero compartir unas palabras de mi mamá:

“Cuando uno está joven no piensa en tener hijos, eso no estaba en mis planes. Por eso, en el momento en que me doy cuenta de mi embarazo, me dije: “yo qué voy hacer”, “aquí se daño mi vida”. Así que empezar es muy duro, porque se piensa que un hijo es un obstáculo. Mientras va creciendo en la barriguita, uno va asimilando mejor la situación y se prepara para ser mamá. Cuando Alison nació, todo cambió. Yo no le quitaba la mirada de encima, porque la sentía como una parte de mí. Al pasar los días, la preocupación ya no era por mí, si no por ella. Entonces comienzo a sentir algo diferente, ella se convierte en un motivo para salir adelante”.

Día 703

Julio de 2016

♪ ♫ Alison baila con la escoba ♪ ♫

Hace pocos días me dio varicela pero ya me recuperé. ¿Saben que me ayudó para estar siempre alegre?... mi canción. Mi mamá siempre la pone en su celular cuando la necesito. Con solo escucharla me hace sonreír. Dentro de poco, cuando empiece a decir mis primeras palabras la estaré tarareando y bailando con la escoba como dice la canción.  

 

 

Día 635

Mayo de 2016

Mi primer pasito

Ayer cumplí un año y, según la pediatra que me atiende en las citas de control y desarrollo, estoy creciendo sana y fuerte. Tan fuerte que ya puedo pararme y eso me emociona demasiado porque me imagino descubriendo nuevos lugares por mi propia cuenta. Para ser sincera, no he dado aún pasos muy grandes, pero sé que poco a poco lo lograré. Así como lo hicieron mis primos. Mi madre está entusiasmada con la idea de verme caminar, siempre que me ve intentado hace un video. Miren el que grabó hoy.

Día 575

Marzo de 2016

¡Ya tengo dientes!

La verdad me sorprendí un poco. No entendía por qué me estaban saliendo esas cositas en la boca. Estuve más tranquila cuando mi mamá me explicó que eso eran mis dientes. Ella me dijo que con ellos puedo masticar los alimentos y que no solo tendré dos. Pronto me saldrán más. Desde ese momento estoy muy ansiosa, ya quiero todo mis dientecitos para poder comer otras cosas. Mientras tanto, seguiré disfrutando de la sopa de zanahoria y habichuela. ¡Me encanta!

Día 546

Febrero de 2016

Soy toda una exploradora

Estoy encantada de poder moverme por mis propias fuerzas. Aunque mi ritmo es lento, porque soy una primípara en esto de gatear, trato de aprovechar lo más que pueda para explorar los rincones de mi casa. Mi mami siempre me supervisa y hasta le gusta grabarme durante mis pequeños recorridos. ¿Será que pronto empezaré a caminar? Ya me tengo un poco de confianza, quizás pronto les dé la sorpresa.

Día 321

Agosto de 2015

Creciendo sanamente

Aunque mi mamá me dio leche materna con todo su amor, no siempre fue fácil. Ahora, mamá dice que estoy muy "gordita" porque he dejado mucha ropa y que parezco un gusanito cuando persigo a Minnie, mi juguete preferido. Mamá está feliz porque, con la ayuda de la Fundación Éxito, me puede preparar sopitas muy ricas que me ayudan a tener mucha energía.

Día 298

Julio de 2015

El día que me hospitalizaron

Un día me dio gripa y luego mi mamá se dio cuenta que tenía fiebre. Entonces, me llevó a urgencias, me hicieron exámenes y me trasladaron a otro hospital. Allá le dijeron a mamá que tenía bronquiolitis, una enfermedad común en los niños menores de dos años, pero que era de cuidado, por lo que me hospitalizaron

Me pusieron oxígeno y me nebulizaban cada hora porque la flema por poquito se me va a los pulmones. Allí estuve 8 días; mi mamá lloraba mucho cuando me pusieron todos los cables y aparatos. A mí no me gustaba cuando me ponían la careta y eso angustiaba más a mi mamá.

Fue una semana horrible pero afortunadamente ya estoy mejor y mi mamá me cuida mucho del frío y de los vientos por las noches para que no me vuelva a enfermar.

Mi mamá siempre me cuida:

"Cuando me hospitalizaron mi mamá se puso a llorar. Estaba muy angustiada y triste de pensar que me podía pasar algo"

Día 280

Junio de 2015

Mi primer llanto

La primera noche con mi mamá, antes de irme a dormir, sentía como si me estuvieran mirando. Era una sensación extraña. Luego dscubrí que ella me estaba grabando con la cámara de su celular. Tenía una cara de asombro y de amor, como si yo fuera lo más hermoso que jamás hubiera visto.

Miré fijamente la cámara, mientras movía mis manitos y mi boca; no sabía cómo más expresarme.Mamá me acomodaba un gorrito muy lindo que me regalaron cuando, un sonido hizo que Eliana llorara de alegría: ¡mi primer llanto!

Día 280

Junio de 2015

Durmiendo con mi mamá

Las primeras noches mi mamá dormía quietesita porque le daba miedo aporriarme. Pero lo que más le atemorizaba era ahogarme con algún movimiento

A cada ratico ella era mirando que la cobijita no me tapara la nariz, pero mi tía le decía: "tranquila, acomódele bien la cobija que a ella no le pasa nada, no se preocupe que ella va a estar bien".

Así fueron las primeras noches después de salir del hospital, mi mamá no podía dormir nada, pero eso me demostraba todo su amor; yo no abría mucho los ojitos, pero sabía que estaba ahí, a mi lado, para cuidar mi sueño, y cuando los abría, me ponía muy feliz.

Eliana y Alison, madre e hija

 

Día 266

Mayo de 2015

El seno de mi mamá

Después de que las enfermeras me limpiaron y vistieron con la ropita que mi mamá eligió para ese día, dejaron que ella me cargara para intentar alimentarme.

Estaba un poco nerviosa. A veces se reía. No sabía muy bien qué tenía que hacer. Una enfermera le explicó cómo debía cargarme y ubicarme en su pecho para que yo pudiera alimentarme.

Mi mamá me sujetó con delicadeza y permitió que todo su amor se convirtiera en gotas de alimento que me daban energía para seguir soñando con una vida junto a ella.

Pasé la primera noche en el mundo, a su lado, segura de que nada podría faltarme. Aún la veo en blanco y negro. Ella es mi vida.

 

Día 266

Mayo de 2015

Primeros instantes después de nacer

Escuché que mi abuelita le dijo a mi mamá que el "dolor bajito" que sentía, era porque yo iba a nacer ese mismo día.

Con dificultad, mi mamá se paró de la cama. Arregló una pañalera con cositas para mí y se fue con mi abuelita para la clínica. Nos recibieron en la zona de maternidad, donde había más mujeres a la espera de ver por fin a su bebé. Yo estaba ansiosa. Quería abrazar por fin a mi mamá bonita.

Yo sabía que ella estaba un poco asustada, pero muy emocionada por conocerme. Nos llevaron a un quirófano. Una enfermera le tomó la manito a mi mamá y le pidió que empezara a pujar. Después de unos minutos, sentí el calorcito tierno de su regazo. Soñaba con este momento. Yo sé que ella también. Soltó algunas lagrimitas de felicidad.

Primeros días de Alison

Día 180

Febrero de 2015

Decidido: mi nombre es Alison Sarai

Alison, como nombre, es el resultado de un sueño y una envidia escolar. A mi mamá ya la habían convencido de la idea de llamarme Sarai. Le gustaba  y quería un nombre único, no compuesto. 

Pero una noche cualquiera soñó con una compañera del colegio a la que le tenía “envidia” por el nombre, le parecía muy bonito: Alison. “Yo creo que soñé con ese nombre fue para ponérselo a mi bebé. Entonces me desperté al otro día y quedé con el dilema”.

¿Si ven a mi mamá? Dice que Sarai, pero también que Alison, pero no quiere dos nombres. 

“Cuando ya la bebé nació, el papá quería dos nombres y le pusimos Alison Sarai”. 

 

Día 170

Febrero de 2015

¡Soy una niña!

Me vio en la ecografía, así de chiquitica, pero bien. Y descansó. Uno de los mayores miedos de mi mamá era que yo tuviera alguna deformidad o enfermedad congénita. ¿Qué mamá del mundo no vive ese pánico inicial?

Pero el susto no mató la curiosidad ¿qué será? Se preguntaba mi mamá.

Yo me hice la importante y crucé las piernas. Así que en ese momento no fui todavía una niña, sino una sospecha de niña.

“No se emocione mucho mamá, al parecer va a ser una niña. Yo creo que es una niña, pero tiene las piernitas muy cruzadas y no puedo asegurarlo con certeza. De pronto en la otra ecografía me dice que es niño y usted se enoja conmigo”, le dijo el médico a mi mamá.  

Mi abuelita y mis tías lloraron de la emoción. Decían que ya sabían que venía en camino una niña. Se nota que me quieren mucho. No nos han desamparado un segundo. Me hace feliz que pueda alegrar sus vidas.

 

Mi mamá me imagina:

"Mi mamá piensa en cómo seré. Aún no sabe que soy una niña. En el fondo, creo que ella prefiere que lo sea. No sabe si me voy a parecer a ella o a mi papá. Ella solo quiere que nazca bien, sin problemas de salud. Para ella es increíble saber que estoy creciendo en su barriguita.

Día 153

Enero de 2015

Una ayuda a tiempo 

El cuerpo de mi mamá, “iba de para abajo”, como se dice. Hasta los médicos le hicieron un examen porque no se veía nada bien y adivinen y ya estaba al borde de la desnutrición. ¿Por qué? Porque no comía y no hacía sino llorar. 

Una psicóloga de la Corporación Las Cometas, una institución que trabaja con la Fundación Éxito, sacó a mi mamá de la depresión. “Ella me ayudó a hablar, a desahogarme. Con ella pude empezar a comer y a salir adelante”.

Mi mamá sí me quiere, a pesar de que le da tanta angustia el embarazo. ¿Saben por qué sé? Miren lo que dice: … “La psicóloga y mis hermanas me decían que tenía que salir adelante era por la bebé. Que yo era la que le estaba haciendo el daño a la bebé. Que si la bebé salía con algún problema, pues que eso ya era culpa solo mía. Que tanto sufrimiento solo le iba a traer consecuencias a la bebé”. Mi mamá les hizo caso, sacó fuerzas y siguió adelante.

Día 146

Diciembre de 2014

¡Hola! Estoy creciendo

A mi mamá ya se le nota más el embarazo. La barriguita está creciendo. Ella está comiendo mejor y ahora habla más con mis tías. Les cuenta sobre cómo me he movido y cómo me imagina. Yo también tengo muchas ganas de conocer su carita bonita.

A veces Eliana sale a caminar con mis tías. Ellas dicen que es bueno para su salud y la mía. Mamá se cansa, pero sonríe y tiene mejor ánimo.

Día 105

Noviembre de 2014

Una “cosita” en la barriga

Eliana está acostada en la cama, boca arriba, con los pies montados en la cabecera, hablando “de hombres” con sus hermanas, de lo bobos que son.
- ¡Ay muchachas!
- ¿Qué le pasó Eliana?
- ¡Es que sentí una cosa por aquí tan horrible! Como que me arañaran…
- Eso es el bebé que se está moviendo.
- ¿Eso se mueve así?
Mi mamá todavía no habla de mí como bebé. Me dice “esa cosita”, pero yo sé que está contenta porque a todo el que llega a la casa, le cuenta que me moví y se ríe.

Día 60

Octubre de 2014

Un abandono y una esperanza

Mi mamá no quiere comer, tampoco se levanta de la cama, llora y llora. Es por amor o, mejor dicho, por desamor. Perdió a su pareja, después de siete años de noviazgo, por estar embarazada. Le dijeron que sí, que iban a responder económicamente por mí, pero que no habría familia ni relación.
Todos le han dicho a Eliana que la apoyan. Su mamá, sus hermanas y hasta su suegra. Hasta aceptó devolverse para donde su familia y entre todos pagaron un taxi para llevarla con las cosas hasta donde estamos hoy, en una parte muy alta de Bello, a donde se llega por metrocable.
Mi mamá decidió tenerme, aunque sabe que es difícil. Yo ya tengo tres meses y estoy a punto de empezarme a notar.

Día 35

Julio de 2014

El embarazo no deseado

“Que salga negativa, que salga negativa”… Es mi mamá haciéndose la prueba de embarazo. Cindy le dijo que saliera de dudas con una prueba casera. Cindy es mi tía, pero todavía no sabe.
- Ay Cindy ¿y si estoy en embarazo? Yo no quiero.
Salieron las dos rayitas, al instante. Eliana dice que no sabe qué le dio: un sudor, un frío. Se sentó porque no se tenía parada y empezó a llorar.
- Cindy, yo no quiero, yo no quiero tener ese bebé.
- Eliana, no vaya a abortar.
Soy Allison y así empieza mi vida.

Día 1

Abril de 2014

 

Una mamá llamada Eliana

Ella es Eliana. Linda, ¿cierto? Está feliz porque se independizó por fin. Está viviendo sola, ya trabaja y no necesita pedirle nada a su familia.
¡Qué orgullo! Estudió una técnica y trabaja en confecciones. ¿Con 20 años apenas? Ese es el mayor logro.
No tiene ni idea de que existo. Hace cuatro meses, alguien le recomendó que se dejara de poner la inyección porque eso era lo que la tenía con tantos dolores de cabeza.
Ella siempre ha dicho que “los hijos no es que sean un obstáculo, pero siempre lo detienen mucho a uno".

A mi mamá le decían:

Que tenía que salir adelante por mí. Que no podía quedarse triste siempre por culpa de un desamor. Que debía ser feliz junto a mí.

Mi mamá decía:

 “A mí lo que más miedo me daba de quedar en embarazo, era que el bebé saliera con problemas, con alguna enfermedad”.

Carrera 48 # 32b sur 139
Envigado - Antioquia - Colombia
(57+ 4) 339 6509
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fundación Éxito hace parte de:

Fundación Èxito pertenece a:

 Con el apoyo de:

Place to pay

Auditado por: